Un día muy extraño

marzo 13, 2013 en Cuentos de colores, Curso 2012-2013, Primero-segundo

Erase una vez tres chicas que se llamaban Marta, Paula y Lucía, tenían pensado ir un día a visitar la catedral y después merendar en el parque.

El padre de Marta las llevó a las tres a la catedral, era un día nublado y lluvioso, cuando llegaron entraron en la catedral y no había nadie. Empezaron a mirar las capillas y una en concreto les llamó la atención; cuando entraron en ella las velas que estaban encendidas se empezaron a mover y las tres chicas tuvieron mucho miedo.

Había una pared que estaba de un color más oscuro que las demás, le dieron un empujón sin querer y de repente se desplazó. Entraron en un pasadizo muy largo y con muchas telarañas y polvo; encontraron una llave muy grande y la cogieron extrañadas . Al final del pasillo había unas escaleras y las bajaron entonces se  encontraron con una puerta que estaba cerrada, probaron a abrirla con la llave que se habían encontrado antes y se abrió. De pronto se encontraron en la calle, las nubes habían desaparecido, ya no llovía y hacía mucho sol, las tres chicas se miraban unas a otras muy extrañadas y sorprendidas. A sus espaldas les dijo alguien:

-¿Qué hacéis aquí vosotras, y como habéis llegado?

Era la voy del cura; las chicas le contestaron:

Es que encontramos un pasadizo en una capilla y llegamos hasta aquí.

El cura les explicó que esa entrada solo era para ellos y era secreta, también les dijo que no le podían decir a nadie lo que les había ocurrido, que tenía que ser un secreto entre ellos.

Las tres chicas se comprometieron a guardar el secreto y luego, felices aunque sorprendidas, se fueron al parque y merendaron en un día esplendido. Les pareció un día inolvidable.